Uncategorized

La Importancia de llamarse Ernestina

Asian

La Importancia de llamarse Ernestina
Ernestina y yo estudiamos juntos en una escuela tecnica y despues trabajamos en el mismo centro de investigaciones por al menos dos décadas, nunca tuvimos ninguna relación, ni siquiera el intento, aunque ella me gustaba. Mas bien nos llevábamos mal, porque teníamos personalidades diferentes. Despues yo me fui a vivir a otro país y no nos vimos por otras dos décadas. Hace unos 10 meses, Ernestina decidio mudarse a una ciudad del país donde yo vivo y después traer a su esposo, hija y nieto.
Como es natural fui a verla, la encontré un tanto deprimida y asustada por esa nueva aventura y después de conversar unos minutos, le di un beso en la boca y ella me contesto el beso con lengua, aunque fue cortico. Quise seguir un poco mas, pero ella no me dejo mucho, sole le acaricie las nalgas y las tetas (por fuera de la ropa). Varios días después nos vimos de nuevo y repetimos una sesión de caricias y besos, pero ella decía que ya estaba muy vieja, y que no tenia deseo sexual, que ella y su esposo no tenían sexo por mucho tiempo, etc. Por mi parte, solo la toque un poquito mas, le meti la mano dentro del brassiere y le sentí los pezones duritos, también debajo del jeans y le acaricie las nalgas, ahora directo en la piel, bastante rico, para decir la verdad. Quedamos en vernos nuevamente.
La tercera vez que nos vimos, estábamos sentados en el sofá de la casa de un amigo (que me había prestado el apartamento) y nos empezamos a besar y a acariciarnos. Le saque las tetas de brassiere y se las bese y chupe, lindas tetas con pezones bien rosaditos y duritos. Le puse la mana de ella sobre mi pantalón, encima de mi pinga ya parada y ella protesto un poquito “ me estas poniendo mi mano en el rabo” me dijo, pero me empezó a besar en el cuello y me soplaba suavecito. En ese momento me saque la pinga y le pedi que me sacara la lechita con la mano y me hizo una paja muy larga y rica, me vine mucho en su mano y ella con la leche en la mano, empezó a jugar conmigo como si me fuera a embarrar de leche, “te embarro, me decía”. Despues me hizo otra paja muy sabrosa. Cuando conversábamos supe algunas cosas de ella, me confeso que tenia el ano virgen y que le gustaba mamar, pero que hace tiempo no se la mamaba al marido, porque el nunca le mamaba el chochito a ella. Yo le explique que me gustaba mamar cuquita y que me mamaran mi pinguita, y le puse mi cosita en los labios, pero ella no quería y se tenia que ir, asi que lo dejamos asi.
Una semana después hablamos por teléfono y nos vimos en el hotel donde me quedo cuando viajo a la ciudad donde ahora vive Ernestina, le pedi que subiera a la habitación porque quería mostrarle algo de nuestra especialidad. Asi lo hicimos, y una vez en el cuarto nos comenzamos a besar, me saque la pinga y le pedi un besito ahí en la cabecita, ella me lo dio y después le dije que me la chupara un poco (se negó pero con poca convicción) y finalmente me la empezó a mamar, yo le tacaba el chochito primero por encima del jeans y después le baje la ropa y le vi el chochito bien afeitadito. Nos estuvimos mamando mucho rato, y después se la meti duro, y me di cuenta que tenia el chochito cerradito después de bastante tiempo sin usarlo. Yo me había tomado una tableta de Cialis y tenia la tranca al máximo, le di mucha pinga y me aguante mucho, al final me vine en abundancia. Nos dimos una duchita y seguimos mamandonos, le mame bien el culito, le meti primero un dedo, después dos dedos por el ano, y le puse una cremita. En ese momento le pedi que me la mamara con mucha saliva y asi lo hizo, tenia la pinga dura y mojada, la puso den cuatro y se la meti por el culito poquito y asi termino su virginidad anal, me vine muy rico en su culito. Despues nos vimo varias veces mas siempre con el mismo programa, y me puse a pensar cual seria el próximo paso. De pronto me vino una idea, el próximo paso seria hacer un trio.
Pues manos a la obra, llame a mi amiga Carmencita que le gusta el sexo de cualquier forma (ya habíamos hecho un trio en una ocasión con otra amiga llamada Raquelita, que salio todo muy rico), y nos confabulamos para hacerlo. Asi, la próxima semana cuando Ernestina vino a visitarme (sin estar enterada de mis planes), Carmen y yo la estábamos esperando. Cuando ella vio a Carmen se inquiero un poco, porque Carmen intimida a su edad de 37 años y su espectacular cuerpazo, pero las presente y un poquito después le dije a Ernestina que Carmen tenia las tetas mas lindas que yo había visto, solo comparadas con las de ella. Ernestina empezó a reir y yo le dije a Carmen que le mostrara las tetas (lo habíamos planeado) y cuando Ernestina vio ese tremendo par de tetas no le podía quitar la vista. Le cogi la mano y le dije que la tocara y le lleve la mano a una teta de Carmen, ella la acaricio bastante. Nos desnudamos y Carmen le empezó a tocar el chochito y Ernestina casi de inmediato tuvo un orgasmo, Carmen paso a mayores y le empezó a mamar divino el chochito. En ese momento le puse la pinga en la boca a Ernestina, quien me la mamo salvajemente, y asi estuvimos como tres horas, me vine tres veces, les cogi el culito a las dos (el de Carmen esta mucho mas abierto que el de Ernestina y se goza mucho porque es estrechito, pero lo suficientemente abierto para que la pinga entre con solo un poco de esfuerzo, con Ernestina tuve que hacer bastante fuerza y ella se quejo, pero después me dijo que cada vez le gustaba mas. Despues, me duche y fui a la computadora a contestar unos emails, cuando regrese Carmen y Ernestina estaban haciendo tremendo 69 y se mamaban a todo dar. A partir de ese dia decidimos que debíamos hacerlo juntos, que esos trios eran lo máximo. Ernestina me prometio una sorpresa, como premio por hacerla volver a la vida y yo me quede pensando que seria.
Una semana después lo supe, Ernestina vino con su sobrino de 19 años, me dijo que ella iba a hacer una gestión, y que si por favor, yo le podía enseñar el jovencito a jugar ajedrez. Le dije que si, claro ningún problema. Juanito es completamente lampiño, de piel suave y muy amanerado, delgado con el culito paradito, pero yo no pensé nada malo. Cuando Ernestina se fue a su gestión, Juanito me dijo que el era (uso esa palabra) mariquita, y o le bromee que con ese culito paradito iba a tener un gran éxito. Yo nunca había tenido una experiencia homosexual, pero se me empezó a parar la pinga. En ese momento Juanito me pregunto si le quería ver el culito, que tenia puesta una tanguita de su tia, no pude mas y le dije que si. Se bajo los pantalones y tenia un culito precioso, blanquito, redondito y duro. La pinga se me puso a mil, y le pregunte que que experiencia tenia. Juanito me explico que solo le había una pajas a dos amigos del bachillerato, porque tenia mucho miedo que se supiera su predilección sexual, le había confesado a su tia Ernestina y ella le había dicho que yo era una persona de total confianza y discreción y que podía pedirme que lo hiciera gozar. Y asi fue, le rompi el culito, después que me había dado una gran mamada, después le pedi otra mamada y me vine en su boca, fue muy rico y ahora el es mi mujercita rica. Asi que ahora tengo a Ernestina y Carmencita para hacer trios y a Juanito que viene casi todos los días a jugar ajedrez aunque de verdad lo que hace es chuparme el alfil.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir

antep escort izmir escort tuzla escort